La demanda de biopiscinas está en aumento y es que cada vez somos más conscientes de cómo afectan a nuestra salud los productos químicos a los que estamos expuestos y cómo afectan también al medio ambiente. Por eso, en esta ocasión vamos a repasar cuatro daños del cloro para la salud que te ahorras si optas por un baño en una piscina natural.

El primero de ellos seguro que te suena, es la irritación. A todos nos ha pasado en alguna ocasión que después de pasar un rato en una piscina desinfectada con cloro hemos notado picor o escozor en la piel y en algunos casos incluso enrojecimiento. Estos síntomas se pueden agravar si se ha echado más cloro del necesario.

El segundo de los daños del cloro para la salud está relacionado con el sistema respiratorio. Los gases que desprende este producto químico nos pueden provocar tos y molestias en la garganta. Si te ocurre, lo mejor es que salgas del agua, te des una ducha con agua dulce y te alejes del lugar.

Además de lo anterior, si nos exponemos demasiado al cloro también podemos sufrir dolor en el pecho e incluso ganas de vomitar. Como en el caso anterior, si te ocurre esto lo mejor que puedes hacer es salir del agua y alejarte de la zona de la piscina.

Otro de los daños del cloro para la salud más habituales es el enrojecimiento de los ojos. Este producto químico puede causar importantes molestias en los ojos, haciendo que se pongan rojos y aparezcan irritaciones.

Si quieres evitarte todas estas molestias, lo mejor es optar por una opción de baño más segura y ecológica. En las biopiscinas el agua se mantiene limpia por acción de las plantas y las gravas, de igual forma que se limpia el agua en la naturaleza.

Leave a comment