La mayor parte de la población vive en ciudades, pero a todos/as nos gusta la naturaleza y por eso nos atrae la idea de poder traer un poco de naturaleza a nuestra casa. De ahí que la demanda de lagos naturalizados esté en aumento.

En las casas que disponen de un espacio al aire libre un buen tratamiento de estas zonas puede ayudar a replicar la sensación de vivir en la naturaleza. Con la instalación de lagos naturalizados y la plantación de un bello jardín a su alrededor se pueden conseguir un gran número de ventajas.

La primera de ellas es que estar rodeado de naturaleza mejora el ánimo y la autoestima. Los últimos estudios han puesto de manifiesto que en ambientes naturales o naturalizados el ánimo y la autoestima pueden mejorar un 50% y un 41% respectivamente.

Además de sentirnos mejor, pasear por una zona con lagos naturalizados y vegetación nos ayuda a concentrarnos y reduce la ansiedad. Si tienes que estudiar o terminar un proyecto, dar una vuelta por el jardín te ayudará a despejar tu mente de las preocupaciones y hará que al volver al trabajo tu mente esté más predispuesta a la concentración. Si hace buen tiempo, incluso puedes plantearte trabajar al aire libre.

La naturaleza también nos ayuda a sanar, quizá por afectar de forma directa a nuestro estado de ánimo y promover la relajación.

Contar con un espacio natural en casa nos puede reportar múltiples beneficios y por eso no debemos dudar en compartirlos. No hay nada mejor que una reunión en torno a esos espacios

naturales en buena compañía, no importa si es la pareja, unos amigos o incluso una mascota.

La naturaleza nos ayuda a conectar mejor con nosotros mismos y con los demás y esa es una oportunidad que no debemos dejar pasar por alto.

Dejar un comentario