Piscinas naturales y mascotas pueden ser una buena combinación siempre y cuando adoptes unas mínimas medidas de seguridad para evitar que los animales puedan quedar atrapados en el agua.

En la construcción de piscinas ecológicas siempre procuramos que la entrada y salida del agua sea lo más cómoda y segura posible. Sin embargo, animales como los perros no tienen la misma morfología que los humanos y lo que para nosotros resulta cómodo para ellos puede no serlo.

En el agua pueden caer todo tipo de animales, pero lo cierto es que ciertas razas de perros tienen más tendencia a querer darse un chapuzón. Todos ellos pueden meterse sin ningún problema en la piscina saltando en ella, el problema viene cuando quieren salir.

Para que las piscinas naturales y las mascotas sean compatibles es necesario tomar algunas precauciones. Si no quieres instalar una valla en el perímetro que impida a tu animal de compañía darse un refrescante baño en verano, lo que puedes hacer es instalar una rampa.

La rampa de seguridad se instala en cualquiera de los bordes de la piscina y una parte de ella queda sumergida. De este modo, si hay un animal en el agua y quiere salir, lo único que tiene que hacer es dirigirse hacia la zona de la rampa y así podrá salir del agua con comodidad y seguridad.

Si tienes piscinas naturales y mascotas ten en cuenta que tras instalar la rampa deberías enseñar a tu perro a usar la rampa para salir. Así sabrás que tu fiel compañero siempre está salvo y que no corre riesgo de ahogarse si se cae por error a la piscina o si es él el que decide que se va a refrescar un rato.

Además de para los perros, esta rampa también puede salvar la vida de otros animales como gatos o ranas.

Leave a comment