La seguridad en piscinas ecológicas es un aspecto clave para poder disfrutar del baño de la mejor forma posible, especialmente si se tienen niños o mascotas en casa.

Hoy en día existen muchas maneras de aportar seguridad a las piscinas. La más habitual suele ser la instalación de una valla en el perímetro de la piscina. Las opciones son muy variadas y es fácil encontrar un estilo que se adapte a cada tipo de vivienda.

Si se busca algo más rústico se puede optar por la madera, aunque este material tiene el inconveniente de requerir bastante mantenimiento cuando está instalado en el exterior y cerca de una zona con humedad.

Para aquellas viviendas más modernas que buscan seguridad en piscinas ecológicas, una de las mejores alternativas son las vallas de metacrilato. Impiden el acceso a la zona de baño y además apenas requieren mantenimiento.

Cuando se habla de seguridad en piscinas ecológicas hay que tener en cuenta que las mismas incorporan un biofiltro que puede estar pegado a la propia piscina o separado de ella unos metros. La zona del biofiltro es aquella que alberga las plantas y las gravas que se encargan de limpiar el agua.

El biofiltro apenas tiene profundidad, por lo que es extraño que pueda suceder algún tipo de accidente en él. No obstante, si se tienen niños pequeños en casa puede ser buena idea vallar esta zona hasta que los niños sean lo suficientemente mayores para comprender que no deben jugar en este área.

Proteger la zona del biofiltro también es una buena opción si se tienen mascotas. Así los perros y los gatos no tendrán la tentación de arrancar las plantas del filtro o de meterse en él para refrescarse.

Si estás pensando emprender la construcción de piscinas naturales, comenta con los expertos la posibilidad de establecer diferentes medidas de seguridad antes de que empiecen a trabajar en el diseño.

Leave a comment